Estás en: Inicio » , , , , » Psicología social 14 de Octubre (5)

Psicología social 14 de Octubre (5)

Escrito por: Pacheta | viernes, octubre 14, 2011 | 11:13 |


El conductismo es muy riguroso y científico.

EL PSICOANÁLISIS:

El psicoanálisis al contrario, utiliza un método especulativo que le ha permitido ser muy creativo y aportar mucho en el plano de la cultura popular. Oscilación entre el enfoque literario y el científico. Intenta combinar los dos métodos.
En gran medida, el planteamiento del psicoanálisis es hijo de su tiempo, finales del s.XIX: contradicción entre el ansia de libertad y la sociedad muy represiva. Es la época en la que se toma mucha conciencia de que a veces se viven vidas dobles: la imagen que se tiene que ofrecer a los demás y otra cosa es cómo se ve uno por dentro.
Freud se pone a trabajar con Charcot, que utilizaba el hipnotismo como técnica de curación. Lo utilizaba para curar la enfermedad común: la histeria. La hipnosis estaba muy de moda en este siglo.
Cuando Freud se fue a Viena, se puso a trabajar con Breuer: van a utilizar la hipnosis no sólo como método de curación sino como método de investigación (para el diagnóstico). Es cuando ya realmente Freud incuba la idea del psicoanálisis: la mente no es una identidad totalmente trasparente. Hay una serie de estratos que no son totalmente desconocidos.
Estas personas que tienen ataques de histeria es que tienen una serie de vivencia de carácter traumático que los han reprimido y se los han llevado al inconsciente. Esa represión intenta dar salida cuando tiene ataques histéricos.
Mediante la hipnosis intenta conocer qué le ha pasado a la persona.

Después de una pelea con Breuer, cambia de método y dirá que la hipnosis es útil y tiene sus problemas: hay que gente que no la puedes hipnotizar. Necesitamos que el sujeto asuma lo que le ha ocurrido (lo que estaba inconsciente pase a ser consciente, tome conciencia de esa represión).
Aquí es cuando utiliza el método del diván (entrevista muy compleja) búsqueda de cadenas de asociaciones para ir llegando hasta lo reprimido para mostrárselo al sujeto y tome conciencia.
Se produce lo que se llama una catarsis: alguien que te cuenta una experiencia trágica y acaba llorando.

La idea básica del psicoanálisis es que hay una neurosis de bajo nivel que más o menos sufre todo el mundo. todos los sujetos tienen "sus cosillas". La distancia entre el cuerdo y el loco es una distancia de grado.
Los síntomas de los pacientes se manifiestan de forma velada. Se manifiestan manías y obsesiones de diversas formas: revelación y ocultación; es como cuando miramos algo a través de un visillo.
Vamos a movernos a través del velo. Es como cuando estás mirando un río y ves que a una cierta profundidad hay piedras; pero no lo ves de forma clara porque el agua distorsiona.

La idea básica es la asociación: las represiones se manifiestan de forma velada a través de una serie de imágenes, ideas... que no son un deseo genuino, sino que se han producido a través de un desplazamiento.

A ----------------------- B

El sujeto no quiere que se manifieste A y por ello desplaza ese deseo en B.

Pulsión: una pulsión es un impulso. Pero su base es la versatilidad. Es como una carga de energía que tienes pero que la puedes descargar de muchas maneras diferentes. Te da más "libertad de elección". Ésta es flexible relativamente en la elección de su aspecto. La pulsión es transformable y por ello relativamente manipulable. Es objeto de manipulación social.

Si la pulsión va dirigida al objeto A pero éste no es permisible, entonces buscamos el objeto B para expulsar esa pulsión. Lo que hace al ser humano es la pulsión puesto que puede redirigir sus instintos de forma más flexible.

Líbido: impulso genérico de atracción entre humanos. La sexualidad adulta se construye a partir de todas las conductas afectivas que ha tenido una persona en su infancia. Se puede manifestar en trabajar, la poesía, la música... hay una vitalidad sexual que se plasma en elementos muy dispares. Es como la base de la pulsión. El ser humano sería como el carbón de una locomotora que se va echando a la caldera.
La líbido es, en un sentido amplio, la pulsión sexual. No es ni inconsciente ni consciente.

Freud concibe el consciente, inconsciente/subconsciente (es aquello que es reprimido o negado. Choca con las propias ideas que tiene el sujeto admitidas. Es lo que es contradictorio... lo que hay que quitarse de en medio. Es un material enorme que vas tirando: recuerdos reprimidos, vivencias... es lo que entonces se vuelve complicado de manejar.), preconsciente (es un estado de transición. Todo eso que se deja en la reserva, no tenemos capacidad de concebir todo lo que nos rodea.)

Hay tres instancias psíquicas:

Ello: Estrato más primitivo del hombre. Es con lo que se nace. El niño recién nacido es todo ello. Es como ese saco de pulsiones con lo que naces. Que no está influido por ningún factor externo todavía. Pulsiones más o menos redirigibles. Es como un impulso que se experimenta y lo que se busca es su satisfacción. Se. El niño va aprendiendo a redirigir sus pulsiones poco a poco desarrollando el yo. El ello se rige por el principio del placer.

Yo: El principio de la realidad. No es lo mismo el principio de la realidad que la realidad en sí misma puesto que el primero es un pensamiento sobre ésta. (el niño pequeño ve el fuego le llama la atención lo toca, le quema y entonces aprende que no debe coger el fuego. Eso es el principio de la realidad). El niño se va chocando contra los impedimentos de la realidad. Le van inculcando una serie de prohibiciones y el propio medio físico que no te da todo. Vas aprendiendo a controlar las pulsiones y a darles forma. Va creando una configuración o estructura pulsional.

Superyo: Los 3-4 años es cuando se va desarrollando. Es una instancia que se sobrepone al yo que implica un conjunto de reglas morales rígidas. Por lo tanto, asumir el superyo implica asumir una moralidad. Un individuo sin superyo sería amoral. La represión está interiorizada. "PepitoGrillo". Los demás no le tienen que reprimir tanto porque lo hace él mismo. Es la empatía con respecto al que manda. Moralidad convencional, rígida, incuestionada y bastante simple.
El superyo implica un direccionamiento de la agresividad contra uno mismo. Esta instancia psíquica genera el complejo de culpa. Asocia la educación con una represión y genera autocastigo e incomodidad con uno mismo.

La moral va más allá del superyo.

La idea del psicoanálisis es fortalecer el yo. Para ello tienes que conocer en primer lugar cuál es tu ello (qué impulsos tengo yo) y cuestionarse críticamente el superyo.
No hagas esto porque te castigan (Yo)
No hagas esto porque está mal (Superyo)

El sujeto es relativamente racional. Es un sujeto frágil. El ser humano es capaz de dirigirse hacia así mismo pero hasta cierto punto. Hay una parte que está sumergida que no se conoce.
Comparte este artículo :

Comentar esta entrada